Buscar

Sólo yo manejo mi vida



Si te vas mi vida habría terminado para siempre. Sin ti no soy nada. Tú eres todo lo que tengo. Eres el amor de mi vida. Si te vas voy a morir. Mi vida no es lo mismo sin ti. No quiero que te vayas nunca. ¿Qué voy a hacer sin ti?

Estas son algunas frases que nos hacen sufrir en las rupturas amorosas, creemos que porque la otra persona, que en ese momento está con nosotros viviendo un pequeño pasaje se nuestra vida, al momento que se marche ésta terminará para siempre Pero ¿Se han puesto a pensar cuantas rupturas amorosas han sufrido y son frases o similares las que aparecen en ese momento con una persona distinta? No, la vida no gira alrededor de nadie, ni es de otras personas, por fortuna la vida es individual y nos pertenece, y a lo largo de nuestra existencia conocemos a miles de personas, con algunas compartimos vínculos afectivos fuertes, mismas personas que más tarde se van y llegan otras distintas. No, no perdemos a nadie, nadie nos pierde tampoco porque no nos pertenecemos, las cosas pasan de diferente manera, nunca igual, ¿Y qué creen? También sufrimos de distinta manera, hay dolores más fuertes que otros pero no nos matan, al contrario, aquello que creemos perdido, aquello de lo que creemos que nunca nos vamos a levantar sólo es un episodio más, una nueva página, un espejo donde podemos ver reflejado que somos más fuertes de lo que creíamos. No, nada se queda con nosotros, deja de tratar de poseer algo que no te pertenece. Hay ocasiones en que las relaciones no nos hacen el bien que esperábamos, cuando al principio todo es miel sobre hojuelas, nubes rosas y una rica y suculenta vida amorosa momentánea. Que aburrido sería si así fuera siempre, algunas inician bien y luego nos dejan marcados de una manera que no nos gusta.

Vas a ir conociendo a la persona a lo largo del camino, ahí sabrás si deseas continuar o alejarte, aunque hay quienes saben que esa relación no llega a los resultados esperados o simplemente no hay compatibilidad decide quedarse ahí por el miedo a la soledad o miedo a volver a iniciar un nuevo ciclo que no sabemos tampoco si va a funcionar o no. Le encanta sufrir, le encanta quejarse, pero siempre vive lo mismo una y otra vez ¿Realmente está viviendo? Las personas no nos quedamos con las mismas personas desde que nacemos, hacemos cambios a lo largo de nuestras vidas, de hecho, tú que estás leyendo esto, me atrevo a decirte que vas a conocer a un montón de personas todavía, algunos te darán felicidad, otros puede que te hagan sufrir y otros simplemente pasarán desapercibidos. Pero sólo aquella persona que se conoce y se adapta a los cambios podrá lograr cualquier reto, y no solamente amoroso, también personal o de trabajo. Les sorprendería conocer la vida de otros, cada ser humano es un mundo tan diferente, cada historia… Sepan que la vida no gira alrededor de otro ser humano, no le entregues la batuta completa, comparte un poco de tu vida o toda si quieres, pero siempre déjate algo para ti, eso que te rescate en cuando lo necesites, si estás por terminar una relación o la terminaste, te comento que haz comenzado un nuevo libro de tu vida o estás por iniciarlo y sólo tú eres el responsable de su contenido y de su final, nadie más lo es, ni lo será nunca. No temas conocerte, no temas iniciar de nuevo, no temas enfrentar nuevos retos. Hay un mundo allá afuera que no te quiere ver de rodillas, te quiere ver sonriente y exitoso, quiere ver a alguien que disfrute de su vida tanto que cuando llegue la muerte le diga: Ya estoy listo, viví de la mejor manera siempre y estos golpes lo demuestran.

8 vistas0 comentarios